Print this page
Lunes, 10 Abril 2017 13:31

INIDEP participa de la creación de líneas espantapájaros para protección de aves marinas

El Programa de Observadores a Bordo del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) forma parte de una nueva luz de esperanza que se abrió la semana pasada para las grandes aves marinas en Argentina : el Consejo Federal Pesquero estableció mediante una resolución que todos los barcos congeladores merluceros deben utilizar líneas espantapájaros para evitar la muerte de aves marinas durante la pesca. Estas aves constituyen  uno de los grupos más amenazados del planeta.

DSC_8621 (1)

Su uso será voluntario hasta el 1ro de mayo de 2018 y obligatorio a partir de esa fecha. Esta es una iniciativa en la que Aves Argentinas (http://www.avesargentinas.org.ar/ ) trabaja desde hace muchos años en su implementación efectiva.

La idea de las líneas espantapájaros ( Leps) comenzó allá por el 2014, cuando desde el 1 de octubre de aquel año al 31 de marzo de 2015, se llevó a cabo la medida aprobada por el Consejo Federal Pesquero para testear la logística y operatoria de un método para reducir la interacción de aves marinas con las pesquerías (ACTA CFP N° 31/2014 http://www.cfp.gob.ar/actas/ACTA%20CFP%2031-2014.pdf)

Hoy en día, la captura incidental por parte de las flotas pesqueras es casi la única amenaza de los albatros y petreles en el mar. Se estima que, por las colisiones contra los cables de arrastre de las redes de pesca, mueren anualmente entre 8 y 19 mil albatros ceja negra -además de otras aves marinas- sólo en treinta buques de la flota congeladora merlucera que operan en Argentina.

Desde el Programa Marino de Aves Argentinas, a través de su proyecto Albatross Task Force Argentina (con el apoyo de BirdLife International ( (https://www.rspb.org.uk/), se trabajó en encontrar una solución para este problema que amenaza con extinguir a algunas de las especies más carismáticas del planeta, como el albatros errante, el ave más grande del mundo, promoviendo la implementación de medidas de mitigación.

Antecedentes

imagen 1 majo
imagen 2 majo
Esquema de construcción de las líneas LEPs

La Prueba Piloto para los Leps contó con el apoyo de organismos públicos (INIDEP), organizaciones académicas (Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras -UNMdP-CONICET) y de la sociedad civil (Aves Argentinas, Fundación Vida Silvestre Argentina) que forman parte del Grupo de Asesoramiento Técnico conformado en el marco del Plan de Acción Nacional para Reducir la Interacción de Aves con Pesquerías en la República Argentina (PAN-Aves). Asimismo, personal del Programa de Observadores a Bordo del INIDEP y de la Dirección de Control y Fiscalización de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de la Nación llevó adelante la tarea de relevar los datos de cada una de las pruebas realizadas.

El  8 y 22 de octubre y 22 de diciembre de 2014 se brindaron tres talleres en el INIDEP con una audiencia total de 45 personas entre inspectores y observadores nacionales.

En trabajo coordinado con el Programa de Observadores mencionado e Inspectores Embarcados – Delegación Mar del Plata (DCyF – SSPyA) se embarcaron observadores y inspectores en los B/P Géminis, San Arawa II, Ponte de Rande, Centurión del Atlántico, Ventarrón I, Ceres y Stella Maris I.

Previamente a cada una de las mareas se tomó contacto con el armador y/o el capitán a fin de explicar los motivos de la Prueba Piloto y de facilitar el trabajo futuro del embarcado.

A cada personal embarcado se le suministraron dos líneas espantapájaros armadas, repuestos de líneas secundarias, planillas, cartillas de identificación de aves marinas del Mar Argentino y folletería ad hoc.

Sobre la base de la experiencia que se fue generando, se desarrollaron presentaciones y escritos con distintas consideraciones a fin de clarificar el trabajo a los embarcados, que se entregó junto al material antes mencionado.

La prueba piloto se realizó sobre la base de una muy buena relación colaborativa entre las autoridades, la academia y las organizaciones de la sociedad civil.

La información recogida por observadores e inspectores respecto de la operatividad de los Leps destaca la factibilidad de uso que tiene en la flota merlucera que opera en nuestro mar. De esta información junto a los resultados sobre la reducción de impactos de las aves contra los cables surge que la utilización de las líneas bajo las condiciones técnicas específicas es la medida recomendada para mitigar la interacción con aves y que no genera grandes complicaciones para la operatividad de los buques congeladores merluceros.

La necesidad de una medida reglamentaria es evidente y el trabajo conjunto con las tripulaciones y empresas involucradas en la regulación dará la fuerza necesaria para la implementación real de esta medida de mitigación.