Costeros

Reclutamiento de merluza

Contenido

Antecedentes

La variabilidad en el reclutamiento de las poblaciones de peces constituye uno de los principales aspectos de estudio a tener en cuenta en la evaluación y manejo de pesquerías. En este sentido, la hipótesis de Hjort, que plantea la existencia de un período crítico durante la primera alimentación de la larva como determinante de la magnitud del reclutamiento al año siguiente, ha sido una de las más difundidas. Actualmente se considera que el éxito o no del reclutamiento depende del resultado de complejos procesos físicos y trofodinámicos que actúan sobre distintas escalas temporales y espaciales a través de la etapa de vida pre-recluta.  Por esta razón, desde comienzos de la década de 1990 se han llevado adelante programas multidisciplinarios para distintas pesquerías del mundo, con el objeto de desarrollar modelos bio-físicos acoplados, los cuales pueden aportar nueva información respecto a los mecanismos que generan variabilidad en el reclutamiento.

Uno de los aspectos considerados en estos modelos es el cambio generado por la explotación en la composición y estructura del “stock” desovante, el cual puede tener efecto en el potencial reproductivo de los recursos. Este concepto representa la variación anual en la capacidad de producir huevos y larvas viables que pueden eventualmente ser reclutadas a la pesquería. En este sentido, cabe destacar los trabajos realizados con el bacalao del Mar del Norte (Gadusmorhua), que han sido pioneros en la aplicación de nuevos criterios para la evaluación de poblaciones. Regionalmente, se han realizado algunos avances con la merluza (Merlucciushubbsi) en cuanto a la estimación de la producción potencial de huevos y en el desarrollo de indicadores de sustentabilidad biológica que han permitido incorporar la estructura de la biomasa desovante, la capacidad reproductiva y la explotación para determinar umbrales de sustentabilidad biológica.